O ROSAL: “DISFRUTANDO DEL GRAVEL ENTRE VIÑEDOS”


Embajadora: Eva Castro

(Ex-ciclista profesional)

Arrancamos nuestra ruta en Tomiño, donde pudimos ver el mercado que hacen todas las semanas de productos locales. La primera parte del recorrido la disfrutamos entre viñedos y pistas forestales, haciendo paradas en preciosos miradores, como el de Niño do Corvo, desde donde se puede ver la desembocadura del rio Miño en el Atlántico, ¡unas vistas espectaculares!

La subida hasta el mirador de Altos de Torona me puso a prueba, pero las vistas son la mejor recompensa que un cicloturista puede tener. Conocer de cerca el proceso del vino, desde el cuidado de la viña hasta su embotellado, es una gran experiencia. La senda del Miño es la protagonista de la segunda etapa de la ruta, tener el río a tus pies y poder disfrutar de la belleza de este lugar, transfronterizo con Portugal, te invita a parar en cada rincón, destacando el “Espazo Fortaleza de Goián”.

Una ruta muy recomendable para disfrutar del deporte que nos gusta, de sus parajes y de paso, aprender mucho sobre la cultura del vino.

Información práctica

  • Inicio y final: Praza do Seixo en Tomiño
  • Actividad: cicloturismo
  • Modalidad: Mountain bike y gravel
  • Tipo: Circular
  • Firme: Pistas y caminos forestales en muy buen estado con alguna zona técnica en ascenso o descenso de dificultad baja. Pequeños tramos de carreteras en buen estado con tráfico medio para acceso a las bodegas. Senda en muy buen estado con alguna pasarela de madera en el tramo final del río Miño.
  • Época recomendada: Todo el año.

Información técnica

DistanciaDesnivelDificultad
41,5Km1.138mAlta

Descargas

La Ruta en Komoot

Otras rutas de Enoturismo a Pedales

Condado de Tea
“Vino y bici, mi maridaje favorito”

Val do Salnés
“Una ruta para captar imágenes únicas con mi cámara”

Val do Salnés
“Una experiencia de enoturismo sobre dos ruedas”